Una Licenciatura en Derecho te dará las herramientas para salvar nuestro mundo

Probablemente el problema sea simplemente mío y sea al único al que le pase, pero siempre que pienso en un abogado me imagino a las típicas personas que estudiaban la licenciatura en derecho en mi escuela, siempre intentaban ir bien vestidos, preferentemente de traje con corbata y todo, o mínimo ropa de vestir, y siempre muy elegantes y bien peinados. De igual forma, me imagino a un abogado siempre dentro de los juzgados, generalmente intentando defender a un cliente que es inocente y lo acusan de algo que no hizo, o interrogando a un criminal para que confiese sus fechorías. Quién diría que los abogados también luchan por el medio ambiente, eso es algo que yo nunca me hubiera imaginado, vaya sorpresa la que me llevé.

Resulta, que hace poco escuché sobre una rama del derecho que nunca había escuchado anteriormente, del Derecho Ambiental, y es que los abogados que se dedican a esto, como nos lo dice su nombre, utilizan las leyes para proteger al medio ambiente de todo lo malo que el hombre ha demostrado anteriormente que puede lograr. Si ya es tarde, los abogados que se dedican a este ramo se encargan de que se castigue a las personas culpables por haber hecho esos lamentables actos. Han existido varios casos de este tipo, por lo que te comentaré algunos en los que el Derecho Ambiental se puede ver en su máximo.

Woburn Water

Sin duda, este caso puede ser el más importante que haya sonado en la historia que involucre el Derecho Ambiental, y fue tal su importancia que varios productores de Hollywood estuvieron interesados en llevar este caso a la pantalla grande, y eso lo consiguieron cuando salió la película Una Acción Civil, la que tenía como gran estrella al fabuloso actor John Travolta. La historia de esta catástrofe tiene como protagonistas a 8 distintas familias, las que viven en un pequeño poblado dentro de Massachusetts. Las familias tenían una vida en paz y tranquila, todo hasta que el agua que ellos bebían resultó terriblemente contaminada por la empresa que llevaba por nombre WR Grace Co. Desafortunadamente, se dieron cuenta muy tarde que el agua había sido contaminada, pues de estas 8 familias, 7 niños ya habían contraído leucemia, una enfermedad que se provocó lógicamente debido a las toxinas que existían en el interior del agua. Esta enfermedad fue tan fuerte que terminó por cobrar las vidas de 5 de los niños que había enfermados, y por esta razón fue que todas estas familias decidieron unirse por una misma causa, hacer justicia. Levantaron una demanda contra la empresa WR Grace, contra otra llamada Beatrice Foods y una más que tenía el nombre de Unifist Corporation.

Cuando presentaron la demanda, las empresas comenzaron a investigar todo lo sucedido, y obviamente se dieron cuenta de que habían sido las culpables de todo lo que había pasado, por lo que la empresa Unifirst tomó la decisión de acercarse con las familias que habían resultado afectadas para poder negociar con ellos y que retiraran la demanda en su contra. Esta empresa y las 8 familias llegaron a un acuerdo, por lo que la empresa iba a pagar una suma de un millón de dólares. Beatrice Foods decidió ser pasiva, por lo que no hizo movimiento alguno y simplemente esperó a la sentencia del juez, misma que indicó que esta compañía era inocente de todo lo que se les había acusado. Por su parte, la empresa que había estado más involucrada en todo este escándalo, WR Grace, confiaba en que la sentencia iba a salir en su favor, pero conforme el tiempo iba avanzando, se percataron de que lo más probable era que perdieran, por lo que se acercaron para también negociar con todos los involucrados, dándoles la nada despreciable suma de 8 millones de dólares antes de que el juez dijera que eran culpables. Podría decirse que este caso fue como unas lección enseñada a todas las demás empresas en el mundo, pues aquí pudieron percatarse de todo lo que podría pasar en caso de que ignoraran las leyes de protección al medio ambiente.

Pacific Gas & Electric

Un caso más de la vida real que fue llevado al cine fue el de Erin Brockovich, una mujer que laboraba para un despacho de abogados y que era la encargada de hacer una investigación para un caso en particular en el que se acusaba a la empresa Pacific Gas & Electric de contaminar uno de los suministro de agua en California por más de treinta años, siendo el veredicto final que esta empresa era culpable. Esta compañía tuvo que hacerse responsable por haber ocasionado tal daño y se le obligó a pagar una cantidad de 333 millones de dólares para poder reparar el daño.

Esta rama del Derecho Ambiental es verdaderamente apasionante, y es una de las formas por las que la gente lucha para poder conservar el medio ambiente.