Poco dinero y un software para restaurantes buenos

No se necesita tanto dinero ni un software para restaurantes muy avanzado para que tu restaurante tenga éxito desde el inicio. Siempre hay formas de abrir tu propio restaurante con un presupuesto justo y sin tener que sacrificar calidad o servicio. Elegir un espacio pequeño para abrir un restaurante nuevo siempre mantendrá los costos bajos, mientras que da la misma oportunidad de crear una reputación sólida que luego ayudará a incrementar los clientes y a poder extender el negocio.

Por ejemplo, una de las tendencias más grandes de la actualidad son los camiones de comida. Éstos suelen ofrecer las mismas oportunidades que un restaurante en un edificio, pero evitando los altos costos de mantenimiento. Además, un extra que tiene el hecho de tener un camión de comida es que puedes ir a donde están tus clientes, en lugar de esperar que ellos vengan hacia ti. Además, la publicidad también puede ser muy accesible, ya que muchos de estos tipos de negocios suelen utilizar las redes sociales como su único medio de publicidad, ya sea tuiteando o posteando cosas cada mañana, como el sitio en donde estará estacionado el camión de comida. Claro, eso no significa que no vayas a gastar en nada. Seguirás teniendo costos, pero seguramente no serán tan altos como los que tendrías con un restaurante hecho y derecho.

Los restaurantes temporales son otra de las tendencias que existen en la actualidad. Se suelen encontrar con mayor facilidad en las grandes ciudades. En inglés se conocen como Pop-Up Restaurants, y como su nombre lo indica, suelen estar sólo unos días, semanas o meses, antes de desaparecer.

Otro tipo de restaurantes temporales suelen rentar por horas el establecimiento, pagando con sus beneficios a los dueños de los restaurantes. Hay muchos chefs que han comenzado a construir así sus reputaciones en el mundo culinario, pero no creas que es necesario que seas famoso para que tu restaurante tenga éxito o que tienes que ser una maravilla de la cocina. Lo que se necesita es tener suficiente dinero para la renta, un sitio donde puedas estar sano y salvo, al igual que tu cocina, y los permisos necesarios para establecer tu restaurant.

Una tercera idea de poner tu negocio sin que eso sea un mega sacrificio para tu cartera es poner un restaurante pequeño. Eso puede que ayude a que tu restaurante tenga una atmósfera más cálida y personalizada que la que podría tener un gran restaurante. Algunos de los mejores restaurantes del mundo sólo tuvieron 10 o 20 asientos para sus clientes, en algún momento. Claro, el menú tendrá que ser más limitado, pero eso no significa que no puedas ser creativo con tus platillos. Y, en realidad, en lugar de tener un menú fijo, podrías irlo cambiando cierto tiempo para darle variedad.

Finalmente, el servicio de catering es una opción que también puedes considerar como un inicio. En las fiestas que lo necesitan, el catering puede ofrecer una gran variedad de menús, interactuar con los clientes, así como organizar y vigilar al staff. Pero no creas que es fácil. Puede que en los grandes eventos, como las bodas, la coordinación del tiempo para preparar y servir la comida llegar a ser un desafío. Se trata de tener una comunicación efectiva que ayude a descubrir cuándo y dónde se debe hacer cada cosa. Además, es una gran forma de descubrir si realmente te gusta el ambiente de la industria antes de que hagas una inversión fuerte abriendo un restaurante.

Piensa en estas alternativas si estás queriendo abrir tu restaurante. Pueden ser unas excelentes formas para dar inicio a tu carrera culinaria, con una mayor seguridad que si abrieras un gran negocio.