Hospedarse en los hoteles en Monterrey para visitar pueblos mágicos

En el noreste del país, los hoteles en Monterrey (http://www.fiestamericana.com/viaja/hoteles-en-monterrey.html) son una buena opción para hospedarse si se quiere conocer el resto de la zona. Por ejemplo, algunos de los pueblos mágicos más interesantes se encuentran a poco más de media hora. Sin embargo, también es la naturaleza lo que crea un ambiente especial para estos lugares. Conoce dos de los favoritos de los turistas.

Villa de Santiago

Villa de Santiago es uno de los pueblos mágicos del bello estado de Nuevo León. Está localizado a poco más de media hora de Monterrey, por lo que su acceso es muy sencillo y fácil para cualquier persona que vaya a pasear por esos lugares. Si alguien quiere un poco de adrenalina, o todo lo contrario a ello, es recomendable que conozca la hermosa villa de Santiago.

En Villa de Santiago, las familias se reúnen para pasar un poco de tiempo juntas, disfrutando su compañía, mientras el aire cultural y arquitectónico del pueblo mágico los envuelve para formar una escena inolvidable. Lo que ocurre con los jóvenes en un caso peculiar, pues llegan buscando los deportes extremos, y terminan su día recorriendo los edificios más simbólicos. Pero aquí va todo lo que puedes hacer si te animas a ir a este lugar de ensueño.

El Parque Cola de Caballo se localiza en Valle de Santiago, a diferencia de lo que muchas personas piensan sobre su localización en Monterrey. La procedencia del nombre que tiene es fácil de adivinar. Proveniente desde las montañas de la Sierra Madre Oriental, la caída de más de 25m de altura genera una forma muy peculiar, que se aprecia como una de las colas características de los equinos. El área verde que posee alrededor es uno de los alicientes más fuertes para visitarla.

Presa de la Boca: en Santiago, la presa de la boca fue construida con el propósito de servir como fuente de agua para los regiomontanos. Sin embargo, con el paso del tiempo, el turismo comenzó a llegar ahí atraído por el paisaje tan bello que posee. Es por eso que no es difícil encontrar restaurantes, embarcaderos y hoteles por esa zona.

Plaza Ocampo: cerca de la Parroquia de Santiago Apóstol, o del palacio municipal, la plaza Ocampo muestra la riqueza más grande que posee Santiago: la gente. Muchas personas llegan a este lugar para poder contemplar con sus propios ojos la facilidad con que la gente se divierte en este sitio, donde ningún aparato electrónico hace falta para disfrutar la vida, y en donde el reloj parece ir un poco más despacio, para disfrutar más.

Los Cavazos: y para que lleves algún detalle a tu familia y tus amigos, te recomiendo ampliamente que des una vuelta por esta zona comercial, donde cualquier producto que se te ocurra lo puedes encontrar. Imagínate: hasta muebles de hace siglos se localizan en este increíble lugar.

Para no irse de Santiago sin probar los guisos típicos, te recomendamos que cuando vayas a comer, pidas unos frijoles “envenenados”, donde la manteca de cerdo es la protagonista. Igualmente, el asado de este animal es increíblemente delicioso. ¡Pruébalo!

Cuatro Ciénegas

Coahuila es uno de los estados que colinda con Nuevo León. Así pues, la distancia entre uno y otro es muy reducida. Para quienes quieren salir un poco más lejos de Monterrey, se encuentra la opción de Cuatro Ciénegas, un lugar donde los ríos y las plantas y los animales lo han convertido en un Área Natural Protegida. Existen unas pozas increíbles donde el agua es más transparente, casi, que el aire. Por ello, te decimos qué hacer ahí.

Poza Azul: Poza Azul es una maravilla natural que consiste en una poza con aguas increíblemente azules. Se compara, en ocasiones, con tonalidades parecidas a las de los cenotes, pero cada uno tiene sus rasgos distintivos, que la vuelven en una experiencia única para quienes se acercan a esos lugares. Las personas no pueden entrar a nadar en esta poza, pero sí en otras cercanas, repletas de peces curiosos que te acompañan en el recorrido.

Plaza Principal: los atributos que más destacan de esta plaza de Cuatro Ciénegas son una capilla de estilo neoclásico, y un bonito kiosco que sirve para que los niños de la plaza jueguen un poco. Las personas llegan, atraídas por las sombras de los árboles, y por el deseo de tener una plática reconfortante y amena con sus vecinos.

Bodegas Vinícolas: las famosas bodegas vinícolas de Coahuila tienen mucha parte de sus reservas en Cuatro Ciénegas. Para quienes gustan de la bebida proveniente de la uva, les recomendamos que no se pierdan el paseo entre los viñedos, el cual termina en una deliciosa muestra.

Museo Casa Carranza: y ya que andas por ahí, no dejes de visitar uno de los rincones con una gran huella en la historia, como es el museo Casa Carranza. Saliendo de ahí, aprovecha, y come unos deliciosos tacos de barbacoa de res, acompañados de unos ricos dulces de nuez que te dejarán unas inmensas ganas de rehacer tu recorrido desde Monterrey hasta Cuatro Ciénegas.