Consejos de seguridad en los deportes extremos

Cuando alguien piensa en los deportes extremos, y no gusta mucho de la adrenalina, quizá lo imagine todo como una completa locura, ya que no entra dentro de lo que él pensaría como un deporte ideal para practicar. Sin embargo, el paso del tiempo ha ido cambiando la percepción de lo que ya existía antiguamente y que en la actualidad comienza a ser más atractivo.

Pero la forma en que se aprecian los deportes extremos en la actualidad ha sufrido una gran transformación desde su surgimiento hasta nuestros días. Sin lugar a dudas, cada vez han ido obteniendo más fans y seguidores, lo cual ha sido visto como una forma nueva de aceptación entre los expertos del deporte. Cada competencia promete mostrar nuevas destrezas, nuevos records y nuevos riesgos, llevados a cabo por los practicantes, quienes pueden poner en riesgo su integridad física para lograr subirse al pódium. Además, este tipo de deporte asegura una forma diferente de actividad, muy contrastante con el fútbol o el básquetbol.

En los deportes extremos, los objetivos suelen estar encaminados para que, quienes practican el deporte, asuman cada vez más riesgos, que están más allá del límite de seguridad. Es por ese motivo que la gran mayoría de los deportistas extremos son de muy corta edad, pues son los que suelen tener más deseos de correr riesgos y de poner su vida en riesgo.

Pero, como todo, los deportes extremos han evolucionado. El lado extremo que hace unas décadas correspondía al surf, el montañismo y la bicicleta de montaña, actualmente se dirige más hacia salto en bungee, parapente, y surf, pero en los elevadores. Las actividades han aumentado el riesgo y el nivel de adrenalina obtenido de ellas. Sin duda, la palabra seguridad cada vez queda más lejos del concepto que se maneja dentro de los deportes extremos actuales. Por ello, quisiera hacer un poco de algunos aspectos básicos que se tienen que tener en cuenta.

Las precauciones para mantenerse sano y salvo suelen ser pasadas por alto durante el proceso de conseguir más riesgo en el deporte. Los participantes se ven muy expuestos en salud e integridad física. Por ejemplo, si algún practicante de bungee escuchara que ha salido uno más alto, no se emocionaría de la misma manera que si alguien le dice que hay nuevos resortes para hacer más seguro el salto.

Las medidas de seguridad son esenciales dentro de la práctica de cualquiera de estos deportes. Muchos padres son descuidados al inculcar esto a sus hijos desde pequeños y, cuando crecen, pueden llegar a tener serias lesiones, o peor aún, sufrir la pérdida de la movilidad de alguna parte del cuerpo. Pero como nadie parece tomarse en serio el aspecto de la seguridad, les quisiera compartir unos consejos.

Consulta tus dudas con un experto: cuando estés a punto de ingresar a algún deporte extremo, verifica que tu entrenador tenga certificaciones en ese tipo de deporte, ya que, de lo contrario, es posible que no aprendas la mejor forma de hacer las cosas, o cuáles son las marcas que más se suelen utilizar en ese deporte, o los posibles peligros a los que te verás expuesto.

No eres inmortal: la mortalidad es algo que debes tener en mente cuando estés en los deportes extremos. Suena muy tentador escapar al primer avión y lanzarte a hacer piruetas en el paracaídas después de tus primeras sesiones, pero no queda más que esperar a que tengas la condición adecuada, y los conocimientos necesarios, para que lo puedas hacer. Siempre debes comenzar con pasos adecuados a tu habilidad, porque no puedes ser un profesional de un día para otro. Hasta los deportistas profesionales comenzaron con la parte más básica de todo el escalafón, así que no te desesperes si los primeros días no puedes hacer nada espectacular.

No se trata de escatimar en la protección: es necesario que recuerdes que tu seguridad es lo primero al momento de comprar las protecciones. Si quieres ahorrar un poco, considera que los productos más baratos quizá no reflejen la misma calidad que los que pueden tener un poco más de precio. Es bueno que averigües con tu instructor la marca que él considera que es la más adecuada para el tipo de entrenamiento que llevarás a cabo. Si compras algo sin tener suficiente información, es posible que no obtengas los resultados que esperas y que te veas expuesto a heridas que no hubieras tenido si compraras algo de calidad.

Haz caso de las recomendaciones de tu médico: ¿a quién no le gusta esa sensación de la adrenalina que, por ejemplo, puede derivarse del deporte extremo? Por más excitante e interesante que pueda resultar la experiencia, es mucho menos relevante que comprometer tu salud física. Al final, es importante escuchar las recomendaciones de tu doctor especialista y actuar inteligentemente: si cuidas y proteges tu cuerpo, incluso podrías tener más oportunidades de seguir practicando esos saltos y volteretas que tanto disfrutas. Siempre es más conveniente mantener ese equilibrio entre salud orgánica e intensidad. Verás que no es necesario comprometer ninguna.