Cómo administrar mi dinero en tiempos de crisis

Dudar cómo administrar mi dinero deriva de preguntarse “¿por qué no me alcanza con lo que tengo? Pregunta sencilla de responder si se considera que en México más del 80% de la población es “analfabeta financiera”.

Conocer realmente cómo administrar de manera eficaz mis ingresos es más importante de lo que suele creerse. Cuando se tiene un salario promedio para una economía emergente como la mexicana (de seis mil a diez mil pesos mensuales), conocer cómo se emplea cada centavo nos puede ayudar a entender el poder adquisitivo de nuestro salario.

Un ejemplo de esto puede verse en que un trabajador con un salario mensual de ocho mil pesos netos, con una jornada de entre ocho y nueve horas diarias, seis días a la semana, está gastando un aproximado del 20 o hasta el 30% de su ingreso en compras “hormiga”. ¿Y qué quiere decir esto? Cosas irrelevantes y/o innecesarias, como cafés, comidas rápidas, bares, misceláneas, etc. Adquisiciones sin remuneración alguna y consideradas más que un punto de fuga, un foco rojo para la economía familiar.

Si bien debemos entender que uno de los enemigos del ahorro y por ende de finanzas sanas, es que el salario mínimo ha perdido vigencia en el mercado. Entonces, ¿por qué de esos 70 pesos al día, que no cubren la canasta básica de una familia de cuatro integrantes, se emplean de 14 a 21 pesos diarios en compras inútiles? Esto puede tener un trasfondo más sociológico que netamente económico, ya que este tipo de “gastos hormiga” son mayores en cuanto menor es el salario, lo que puede evidenciarse como el “último lujo de una clase trabajadora en crisis”.

Por lo tanto, si hablamos de un problema social y vivir al día es un hábito, ¿cuál es la solución? Especialistas has propuesto que se debe educar al trabajador promedio en materia financiera, dentro de su campo laboral, así como apoyo gubernamental en ese rubro (charlas, conferencias, etc.). Sin embargo, lo más importante es cambiar costumbres y tomar conciencia de la importancia que significa tener un ahorro familiar, aunque sea un mínimo de algunos pesos al día.

Estadísticamente, es a través de préstamos financieros o en casas de empeño como las familias promedio obtienen ingresos para resarcir alguna emergencia (hospitalización, asistencia médica, colegiaturas de escuelas, rentas de inmuebles). Esto podría evitarse si ese 20% del ingreso diario se focaliza en una cuenta de ahorros que no sólo activará la economía mexicana sino también creara un patrimonio para el trabajador, beneficiándonos a todos.

Para tal empresa, nuestros expertos nos dan los siguientes tips para hacer valer cada peso que ingresa en nuestros bolsillos:

Primero, escribir en una libreta cuánto dinero obtenemos por periodo determinado de tiempo (por ejemplo, si ganamos 5,000 pesos a la quincena), de igual forma cada egreso que tengamos en este lapso de tiempo. Esto, según nuestros analistas, nos servirá para ver en qué y cómo gastamos, permitiéndonos conocer nuestras prioridades y nuestras necesidades.

Segundo, evitar los “gastos hormiga”. Esto puede hacerse con varias estrategias como comprar café en un supermercado junto con la despensa mensual y prepararlo en casa para evitar comprarlo en una cafetería donde su precio se elevaría hasta un 75%.

Tercero, evitar dejarse seducir por anuncios rimbombantes de cadenas comerciales. Si miramos en el aparador de la tienda ese pantalón color vino en estilo vintage que creemos lucirá muy bien en nuestro próximo evento, analizar primero si es una necesidad que debe cubrirse o un lujo que podemos darnos.

Priorizar necesidades de acuerdo a nuestro ingreso es la clave del éxito financiero, no lo pienses más y decídete a cambiar.