10 reglas básicas para hacer buen ecoturismo

Ya sea que lo conozcas como ecoturismo, viajes verdes, responsables, naturales o éticos, los valores de un viaje más sustentable cada vez se están difundiendo más, volviéndose uno de los tópicos de moda dentro de la industria turística. Pero si las personas tienen un poco complicado elegir el nombre para utilizar este tipo de viajes, imagínate los que tendrán para hacerlo verdaderamente ecológico.

La verdad es que no necesitas gastar mucho dinero para volverte un viajero más amigable con el ambiente. De hecho, convertirte en alguien más consciente sobre la forma en que debes viajar, puede hacer que ahorres dinero. Y todavía mejor, cuando son responsablemente aplicadas, los principales ideales de ecoturismo pueden estimular el crecimiento financiero de los países en desarrollo, fortaleciendo la economía global.

Individualmente, una persona que da pasos de bebé en su camino a convertirse en verde, quizá no pueda hacer algo que tenga el suficiente impacto. Pero si todos damos muchas zancadas hacia ser más conscientes del impacto que tenemos en el planeta, colectivamente podemos hacer una diferencia en el mundo. Aquí hay 10 tips de ecoturismo para que puedas viajar de forma más responsable y sustentable. Recuerda que no hay un solo día de la Tierra, sino 365 días.

  1. Lleva equipaje ligero: llevar poco equipaje puede hacerte ahorrar las tarifas de documentación y también incrementa la eficiencia del combustible del avión. Empaca ropa que pueda ser lavada en el lavamanos y que se sequen rápidamente, para que las puedas usar varias veces en el viaje. Te recomiendo que busques varias marcas que se puedan adecuar a estas características.
  2. Ahorra agua: toma duchas más cortas, cierra el grifo mientras te rasures o te laves los dientes, y reutiliza las toallas por varios días. Y NUNCA utilices el servicio de lavandería de los hoteles, dado que suelen lavar la ropa de los clientes de forma separada, incluso si son sólo 2 prendas las que se tienen que lavar.
  3. Ahorra energía: cuando dejes la habitación de tu hotel, apaga las luces, el aire acondicionado y la televisión. Considera dejar el anuncio de “No Molestar” en la puerta, para que la ama de llaves no limpie tu cuarto todos los días, lo cuál va a ahorrar el gasto en productos químicos de limpieza y en electricidad, que se utiliza para aspirar el cuarto y lavar las sábanas de la cama.
  4. Reduce, reutiliza y recicla: toma alguna botella desechable que puedas rellenar en tu viaje. Utiliza sólo una barra de jabón para la ducha y para el lavamanos. Regresa los folletos y los mapas una vez que hayas terminado de utilizarlos y conserva tu basura hasta que puedas encontrar un lugar para reciclarla.
  5. Consume productos locales: busca a los artesanos de la zona y aprende sobre las cosas que realizan. Por ejemplo, cuando estuve en la Riviera Maya, vimos una gran cantidad de personas vendiendo artesanías, pero esperamos a encontrar a alguien que las estuviera haciendo, y también enseñaba cómo hacerlas, para comprar las artesanías. Incluso, esta persona distribuía las ganancias entre su familia y su villa.
  6. Deja sólo huellas: mantente en los caminos marcados, para que evites dañar la flora nativa. También considera llevar una bolsa para que puedas recoger la basura que generes en tu viaje. No es sólo una excelente forma de ayudar a preservar estos hermosos paisajes, sino también de proteger la vida salvaje, que podría comerlos o enredarse dentro de la basura.
  7. Sé un viajero, no un turista: toma tiempo que te sumerjas en la música, el arte y la cocina local. Abraza las diferencias culturales que hacen tu viaje único. Llega a conocer a los locales y cómo ven la vida desde ese lugar. Quizá te lleves una sorpresa con las cosas que puedes aprender si abres tu mente a nuevas ideas.
  8. Respeta las tradiciones locales: algunas culturas pueden tener tradiciones muy diferentes de las tuyas. Por ejemplo, en algunos países musulmanes, las mujeres tienen prohibido mostrar la piel. Para otras personas, tomar una fotografía es lo mismo que intentar robar sus almas. Entiende y respeta las tradiciones, o podrías arriesgarte a ofender a las personas de la cultura que fuiste a conocer y disfrutar.
  9. Da algo a cambio: las naciones en desarrollo están realmente necesitadas de cosas básicas que muchas personas pueden tomar como algo normal. Viajar te da una experiencia única que se queda contigo para el resto de la vida. A cambio, considera dar algo, como útiles escolares para los niños con los que interactúas en los tours.
  10. Compra inteligentemente: lee las etiquetas y pregúntate de qué están elaborados los productos que consumes. En todo el planeta, las personas venden cosas hechas de maderas preciosas, especies en peligro y antiguos artefactos. Quizá no esté prohibido en su país que lo vendan, pero siempre puedes decir que no con tu cartera.